Día Mundial de Riñón: las claves para entender las enfermedades renales y como prevenirlas a tiempo

Las enfermedades renales en Chile son más frecuentes de lo que se imagina. Actualmente hay más de 24 mil pacientes en tratamiento de diálisis en todo el país y según cifras del Ministerio de Salud hay cerca de 2.130 personas en lista de espera para trasplante de riñón.

Y es que la enfermedad renal crónica va en franco aumento y la detección precoz es la principal herramienta para controlar sus efectos en el organismo. Ese es el principal objetivo del Día Mundial del Riñón, conmemoración que busca concientizar sobre la importancia de prevenir enfermedades renales y reducir el impacto de estas patologías en todo el mundo.

Fotografía: Sociedad Chilena de Nefrología.

Según el nefrólogo del Hospital de Melipilla, Dr. Douglas Guacarán, es muy importante conocer algunos aspectos de la enfermedad renal para entender sus efectos en los pacientes que la padecen.

¿Qué es la enfermedad renal crónica?

“La enfermedad renal crónica corresponde a la pérdida paulatina e irreversible de la función renal y que eventualmente podría conllevar terapias sustitutivas como la diálisis y en muchos casos el trasplante de riñón”.

¿Cuáles son sus causas?

“Existen causas primarias y secundarias. Entre las primarias destacan las causas inmunológicas que son muy frecuentes. Donde el sistema inmunológico desconoce su propio organismo y lo ataca. Entre ellas encontramos el Lupus, Artritis Reumatoide y la esclerodermia, por ejemplo.

También se consideran primarias, todas las enfermedades genéticas, heredadas, riñón poliquístico, entre otras.

Dentro de las secundarias están las enfermedades renales derivadas de la Hipertensión Arterial y la Diabetes”.

¿Cuáles son algunos de los factores de riesgo?

“Dentro de los factores de riesgo están la hipertensión arterial, la diabetes y la obesidad. Los problemas asociados al sedentarismo y las alteraciones cardiovasculares. Otros factores menos comunes pudieran ser el uso de medicamentos que pueden afectar la función renal como los antiinflamatorios, cuyo uso indiscriminado pueden provocar una falla renal”.

Dr. Douglas Guacarán, nefrólogo Hospital de Melipilla.

UNA ENFERMEDAD SILENCIOSA

La enfermedad renal crónica es también conocida como la enfermedad silenciosa, ya que habitualmente no presenta ninguna sintomatología visible asociada y en muchos casos no es diagnosticada hasta una fase terminal.

En este sentido el profesional señaló que “como no se presentan casi síntomas, la enfermedad tiende a pasar desapercibida después de los 40 años. Por eso recomendamos asistir a chequeos médicos preventivos de manera de detectar a tiempo enfermedades que pueden pasar silenciosas”.

VIVIR CON ENFERMEDAD RENAL

Miguel González tiene 44 años y durante toda su vida ha tenido que convivir con una insuficiencia renal crónica.

Miguel nació con monorreno congénito, es decir, con un solo riñón. Enfermedad que desde sus 15 años derivó en una terapia sustitutiva: la hemodiálisis. Periodo en que también recibió un trasplante renal, pero que lamentablemente rechazó.

“Hubo un periodo en que me trasplanté y estuve tres años y medio trasplantado, pero desgraciadamente se provocó un rechazo y volví a otra terapia que se llama peritoneodiálisis. Llevo unos 25 años dializándome y lo he aceptado como parte de mi vida. He tratado de hacer una vida lo más normal posible, a pesar del tratamiento”.

¿Cómo ha sido tu experiencia con enfermedad renal?

“Esto ha sido parte de mi vida porque yo no tengo recuerdo de estar totalmente sano. Yo nací con un solo riñón y siempre tuve bastantes problemas. A los 15 años tuve que entrar a diálisis. Entonces yo no tengo noción como una persona sana.

La enfermedad renal me va a acompañar siempre, pero no he dejado que sea el centro de mi atención. Yo me hago mi tratamiento, voy al médico, me tomo mis medicamentos, pero trato de hacer una vida lo más normal posible. Esto se lo digo a otros pacientes, que no dejen que la enfermedad sea el foco de su vida. Para que puedan tener una vida plena”.

Es así como Miguel, hoy presidente de la Agrupación de Dializados de Melipilla, usó su enfermedad y experiencia para ayudar a los más de 180 pacientes que hoy se dializan en la comuna.

Miguel González, Presidente Agrupación de Dializados de Melipilla.

PREVENCIÓN COMO HERRAMIENTA CLAVE

Los hábitos cotidianos como la alimentación equilibrada son fundamentales como mecanismo de prevención de las enfermedades del riñón.

Así lo asegura la nutricionista, Valeria Pizarro, quién explicó que “una mala alimentación puede desencadenar una hipertensión, generar colesterol y triglicéridos elevados, obesidad, diabetes. Todos estos son factores de riesgo para una enfermedad renal”.

Y es que existen algunos alimentos que pudieran incidir en un mal funcionamiento del riñón o un deterioro de la función renal con el paso del tiempo. “Todos los alimentos procesados como los snacks, comida chatarra, papas fritas. Los embutidos como hamburguesas, salchichas y nuggets, son altos en sodio y grasas saturadas. Hay otros alimentos altos en azúcares que también podrían incidir en esta enfermedad”, explicó.

Valeria Pizarro y Carmen Gloria Letelier, nutricionistas Hospital de Melipilla.

¿Qué recomendaciones seguir para prevenir la enfermedad?

Según la nutricionista Carmen Gloria Letelier, es importante “preferir el consumo de agua, evitando así las bebidas gaseosas.  Aumentar el consumo de frutas y verduras. Realizar preparaciones caseras con poca cantidad de sal y aceite.

No poner el salero en la mesa y evitar las frituras. Que las colaciones de adultos e infantiles sean más naturales, priorizando el consumo de frutas, frutos secos y compotas de frutas.

Entre las recomendaciones no alimentarias debemos mencionar evitar el consumo de tabaco, el alcohol, realizar actividad física al menos unos 30 minutos diarios. La actividad física no solo significa hacer deporte, también sirve caminar, bailar o moverse”.

En este Día Mundial del Riñón los invitamos a informarse, conocer la experiencia de pacientes renales, estar atentos a las señales del cuerpo y por sobre todo prevenir.

Porque al igual que muchas patologías en Chile, la detección precoz es fundamental para evitar los efectos de esta enfermedad cada vez más frecuente.